Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Protección solar para niños y bebés

Publicado en11 meses hace por

¡El verano ya está aquí! Ahora que comienza la época más calurosa del año, es posible que quieras prestar más atención a los rayos del sol. Aunque hemos explicado los beneficios de tener un protector solar a mano durante los 365 días del año, es en este momento cuando la intensidad aumenta y se hace imprescindible su uso.

Con el verano, llegan los días libres para los más pequeños al acabar el curso escolar. Así como días cargados de exposiciones solares en el campo, la playa o la piscina. Si tu protector solar es clave, el de los niños y bebés todavía más ya que tendrás que estar pendiente de su aplicación constante. ¿Quieres conocer más detalles sobre la protección solar para los más pequeños de la casa?

Protección solar para niños entre 6 meses y 3 años

Lo primero que debes saber es que no se recomienda que los bebés menores de 6 meses acudan a la playa o la piscina, ni tampoco ponerles ninguna crema solar. Su piel todavía es muy delicada, son especialmente sensibles a la radiación solar, se quemarán con facilidad y corren el riesgo de deshidratación. Da igual que estén bajo la sombrilla ya que la radiación se refleja hasta un 30% y además no será un sitio muy agradable para un bebé tan pequeño.

Lo protectores solares tienen diferentes filtros, pero debes comprobar que cubran siempre frente a los rayos UVA y UVB. Para niños entre los 6 meses y los 3 años, tendrás que escoger filtros físicos / minerales. Son aquellos que reflejan la radiación en la piel sin penetrar en ellos, por lo que rebotan. Se activan nada más los apliquemos, pero esa pantalla física es algo espesa y difícil de extender. En los últimos años han evolucionado y mejorado mucho, pero siguen sin ser muy resistentes al agua y hay que repetir la aplicación continuamente.

A partir de los 3 años, elegiremos protectores solares para niños con filtros. Deben tener una protección mínima de6 30, pero mejor si es de 50. Actúan por lo general unos 20 minutos después de su aplicación, por lo que tendrás que aplicarlos antes de ir a la playa o la piscina. Aunque sean resistentes al agua, al cabo de un tiempo pierden su efecto y es mejor llevar a cabo una reaplicación cada 2-3 horas.

¡Ya tienes a tus pequeños protegidos para los días de sol y playa!

Menú