Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Protege tus cicatrices del sol

Publicado en1 Mes hace por

¿Tienes una cicatriz reciente? Entonces debes protegerla del sol. Esto se debe porque está en pleno proceso de curación. Las cicatrices recientes tienen un tono rosado y son muy vulnerables al sol. Debido a que todavía no están cicatrizadas, pueden quemarse con gran facilidad. Añadir que pueden sufrir hiperpigmentación postinflamatoria, lo que provocará que tanto la cicatriz como el resto de la piel que la rodea se oscurezcan. Por tanto, la protección de la cicatriz es fundamental para su correcta curación y cicatrización. De hecho, la cicatriz requiere un cuidado especial durante el primer año.

Uno de los cuidados básicos para proteger la cicatriz es usar un solar de alta protección. Lo recomendable es elegir un índice de protección SPF 50+. Recuerda elegir un protector solar resistente al agua y al roce. Asimismo, hay que tratar de evitar que dé el sol, por lo que nada de broncearse este verano en la playa ni en la piscina. En su lugar, habrá que permanecer en la sombra, así como ocultar la cicatriz. De lo contrario, se desarrollará una pigmentación excesiva. Además, no cicatrizará bien.

Para ocultar la cicatriz, desde Farma te cuida te recomendamos los parches Trofolastin reductor de cicatrices. Esos apósitos serán tus grandes aliados frente al sol. Protegerán tus cicatrices de los rayos solares y, por tanto, del fotoenvejecimiento.

Trofolastin reductor de cicatrices

Trofolastin reductor de cicatricesLos parches Trofolastin son un producto específico para reducir las cicatrices tanto recientes como antiguas causadas por quemaduras, heridas e intervenciones quirúrgicas. Ideal para cicatrices con relieve o abultadas. Además, protegerá la cicatriz de los rayos solares. Con su uso, se prevendrá y se reducirá la formación de cicatrices hipertróficas. Los efectos serán visibles a las 8-10 semanas del tratamiento. Es importante mantener el apósito adherido hasta que se empiece a despegar por sí solo.

La superficie externa de los parches es una membrana de poliuretano microporoso y la interna es una película acrílica adherente para facilitar su fijación a la piel. Son flexibles y tienen un color similar a la piel, por lo que pasarán totalmente desapercibidos.

Estos apósitos son resistentes al agua, por lo que podrás llevarlos puestos para bañarte en la piscina y en el mar. Serán tus grandes aliados para este verano. Se adaptan a la perfección en cualquier parte del cuerpo. Además, pueden recortarse y adaptarse al tamaño de la cicatriz. De hecho, existen diferentes tamaños. No se aconseja su uso en zonas húmedas como axilas o labios.

Importante: no empezar a usar los parches Trofolastin hasta que la herida esté totalmente cerrada, se hayan retirado los puntos o desprendido la costra.

Menú